jueves, abril 16

La vida secreta de Walter Mitty, aprende a vivir la vida

     Hay días que no puedes evitar estar en el trabajo y, para desconectar, dejar volar la imaginación. Todos lo hacemos, tenemos nuestras pequeñas evasiones diarias en forma de fantasías o ideas irrealizables. Es entretenido, divertido y necesario para mantener una mentalidad saludable. Pero es un problema cuando esta afición se convierte en vía de escape y nos refugiamos en ella para no afrontar los problemas de la vida real.


Película: La vida secreta de Walter Mitty


Portada película Walter Mitty Ben Stiller Montaña Himalaya oficinista
Director: Ben Stiller

Reparto: Ben Stiller, Kristen Wiig, Sean Penn, Adam Scott, Patton Oswalt, Shirley MacLaine

Año: 2013


Sinopsis

      Walter Mitty (Ben Stiller) es un hombre normal, gris y apocado. Suele fantasear sobre cómo desearía que fuese su vida, pero debido a sus miedos e inseguradades no se atreve a dar un paso adelante y anteponerse. Prefiere quedarse en su mundo de fantasía, aunque esto le haga infeliz.

     Trabaja en el archivo de negativos fotográficos de la revista “Life”, irónicamente pese a soñar con una vida mejor, apenas vive. Está interesado en Cheryl (Kristen Wiig), una mujer que ha empezado a trabajar en su empresa hace poco. Por desgracia, la revista va a dejar de ser impresa para convertirse en un medio online. El encargado de la transformación se llama Ted Hendricks (Adam Scott), un joven prepotente, estirado  y maleducado que está preparando una cantidad enorme de despidos para adaptarse a los nuevos tiempos.

     Walter, como responsable del departamento de negativos, se debe hacer cargo del que ilustrará la portada del último número. Esta foto se la ha enviado un célebre fotógrafo llamado Sean O'Connell (Sean Penn) con el que Mitty tiene una íntima relación. El problema es que no aparece dicho negativo, y Mitty deberá encargarse de localizar al fotógrafo para tratar de conseguirlo.

     Una serie de pistas le llevará a Groenlandia y, cuando parezca que todo está perdido, Mitty deberá tomar una decisión que le empujará a vivir realmente la vida. Iniciará una búsqueda por diversas partes del mundo siempre un paso por detrás de Sean O'Connell.


Crítica

     Respira, come y duerme. Anhela y desea, pero no actúa. Ese es Walter Mitty, el soñador que no vive. Pese a sus altibajos narrativos, nos encontramos con una película agradable de ver. Las ensoñaciones de millones de personas están llevadas al límite en esta película, no creo que haya alguien así en el mundo, pero tampoco pondría la mano en el fuego. La realidad siempre supera a la ficción.

     La película no funciona como una comedia, aunque tiene momentos graciosos, pero tampoco es un drama. Se halla a medio camino, pero sin fuerza para ser la gran película que pudo haber sido. Correcta sin más.

     Tiene ciertos momentos que se hacen largos. Las ensoñaciones son divertidas, pero la pelea entre Walter y Ted se me hizo pesada. El final es muy bueno: no es un final completamente feliz, pero está lleno de posibilidades; todo depende de las decisiones que tome Walter. Y esa es la clave de la película, más que como cuenta la historia lo importante es el mensaje que quiere transmitir. Vive la vida con valentía y no te rindas.

     Mi escena favorita, la del bar de Groenlandia. Justo en el momento clave de elegir entre tirar la toalla o ir a por todas Walter decide lanzarse, nunca mejor dicho, a vivir. No podría haberse utilizado mejor canción que “Space Oddity” de David Bowie, para mí, un momentazo.

     En definitiva, si os apetece ver una película para entreteneros, o levantar un poco el ánimo, esta es una buena elección.


0 comentarios:

Publicar un comentario