lunes, junio 1

Krull, el señor de Star Wars

     Los 80. El cine llegaba a las casas gracias a los videos (beta y vhs). Siendo niño ibas al videoclub y te encontrabas con una barbaridad de películas, con portadas sugerentes y miles de historias que te hacían disfrutar como un enano, nunca mejor dicho.

     Las películas de fantasía como esta, hacían las delicias de los pequeños y, por qué no decirlo, entretenían a los padres, o las veían o aprovechaban que los niños iban a estar dos horas pegados a la TV... ;)



película: Krull

Krull Portada pelicula Estrella 5 puntas cíclope cyclops alien invaders invasores principe princesa
Nombre: Krull
Director: Peter Yates
Reparto: Ken Marshall, Freddie Jones, Lysette Anthony, Liam Neeson, John Welsh, Robbie Coltrane, Alun Armstrong
Año: 1983



"El poder es efímero, el amor es eterno"
     En los 80, la ciencia-ficción y la fantasía solían ir de la mano. Ya había sido estrenada star wars, con un tremendo éxito (qué te voy a contar yo que no sepas). Surgieron gran cantidad de películas que trataban de seguir su estela, con menos presupuesto e ideas que aquella. Krull es una de ellas.

      El público adoraba este tipo de películas, o por lo menos, se tiraba de cabeza a verlas. -"¡Niño! deja esa película en la estantería, ¡coño!." -gritaban muchos padres cuando los mocosos se abalanzaban sobre este tipo de películas, aunque siempre terminaban alquilándolas. Al fin y al cabo, sin internet y sin prácticamente canales de televisión (hoy en día, la TV tampoco es terreno amigo para el público infantil), los niños de la época sólo tenían como entretenimiento principal a su imaginación. Qué tiempos.

     Pero antes de que nos pongamos nostálgicos y empecemos a recordar cómo eran las cosas entonces, hablaré de la película. Krull es demasiado ambiciosa y poco trabajada, con una idea muy simple y una serie de peripecias que sin embargo la hacen entretenida. Con toques de "El señor de los anillos" y de "Star Wars", demasiado para dos horas.

     Resulta que Krull es un planeta formado por dos reinos, pero además es un planeta raro con gente rara. No se sabe por qué ni cómo, pero han llegado unos extraterrestres que sólo quieren conquistarlo todo a base de rayos láser. Los habitantes de Krull se enfrentan a estos con espadas y ballestas. ¡Toma ya!

     Como no puede ser de otra manera, el día de la boda del príncipe heredero de un reino con la princesa heredera del otro, cuyos padres están durante años enfrentados (estos jóvenes rebeldes...), los invasores atacan el castillo donde se celebra la unión, secuestran a la princesa y masacran todo lo masacrable. Todo excepto al príncipe, que milagrosamente no sufre ni un rasguño.

     El príncipe se aventura para conseguir un arma con la que enfrentarse a la Bestia, el jefe de los Invasores, para reunir un ejército y localizar la fortaleza en la que está encerrada la princesa. Principes y princesas, guerreros, magos, videntes, ladrones, cíclopes, arañas gigantes, extraterrestres y Liam Neeson.

     Los buenos son muy buenos y los malos, malísimos. Pastiche de ciencia-ficción, magia y aventuras con una banda sonora realmente buena y unos efectos especiales más que correctos para la época. El mensaje de la película es que el amor todo lo puede. Tiene momentos vergonzantes y demasiado precipitados.

     Se quiso resumir una historia enorme en muy poco tiempo y se contaba con un presupuesto escaso. La idea habría dado fácilmente para una trilogía si se hubiese trabajado más el guión y se hubiese apostado más por esta producción. Lástima que resultó un fracaso comercial en su momento, puesto que tal vez hoy en día conseguiríamos ver un remake de tan peculiar obra. Un regalo para el niño que todos llevamos dentro. Consumir con moderación.

Lo mejor: Que para ser una obra de bajo presupuesto de la época, si no le pides mucho resulta entretenida.

Lo peor: Demasiado simple. Que vuelvan a hacerla, pero que se lo curren esta vez. Con un guión más elaborado y una duración mayor, tal vez... quien sabe.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada