sábado, noviembre 14

Los Años de Peregrinación del Chico sin Color

Los años de peregrinación del chico sin color Haruki Murakami Tusquets Lapices de colores

Título: "Los años de Peregrinación del chico sin Color" / "Shikisai o motanai Tazaki Tsukuru to, kare no junrei no toshi"
Autor: Haruki Murakami
Año: 2013

Sinopsis "Los años de Peregrinación del chico sin Color"


“A menudo pensaba en lo mucho que le habría gustado
tener un apellido con un color.
Entonces todo habría sido perfecto."


     Tsukuru Tazaki, es un hombre que sufrió un duro golpe emocional en su juventud. Aún muchos años después, a sus treinta y seis años, y al conocer a una mujer llamada Sara, deberá enfrentar sus demonios para poder superar un trauma que aún a día de hoy le atormenta.

     Perteneciendo a un grupo de amigos de la adolescencia perfecto, un día se queda sólo y pierde la capacidad de confiar en los demás. Ha levantado un muro a su alrededor demasiado grueso y alto. Tanto que evita que le hagan daño, pero también le impide ser feliz. Queda condenado a la soledad.

     Un viaje al interior que puede ser realmente doloroso, una vuelta al pasado para descubrir el origen de su sufrimiento y las razones que le llevaron a padecer tanto. Una confrontación tan dura como necesaria para poder curar su alma.

     "Cuando Tsukuru Tazaki era adolescente, se sentaba durante horas en las estaciones para ver pasar los trenes. Ahora, con treinta y seis años, es un ingeniero que diseña y construye estaciones de ferrocarril y que lleva una vida tranquila, tal vez demasiado solitaria. Cuando conoce a Sara, una mujer por la que se siente atraído, empieza a plantearse cuestiones que creía definitivamente zanjadas. Entre otras, un traumático episodio de su juventud: cuando iba a la universidad, el que fue su grupo de amigos desde la adolescencia cortó bruscamente, sin dar explicaciones, toda relación con él, y la experiencia fue tan dolorosa que Tsukuru incluso acarició la idea del suicidio. Ahora, dieciséis años después, quizá logre averiguar qué sucedió exactamente. Ecos del pasado y del presente, pianistas capaces de predecir la muerte y de ver el color de las personas, manos de seis dedos, sueños perturbadores, muchachas frágiles y muertes que suscitan interrogantes componen el paisaje, pautado por las notas de Los años de peregrinación de Liszt, por el que Tsukuru viajará en busca de sentimientos largo tiempo ocultos. Decididamente, le ha llegado la hora de subirse a un tren."

Reseña "Los años de Peregrinación del chico sin Color"


“Es el dolor lo que genera la introspección. 
No la edad, y mucho menos la barba.”


     ¿Recuerdas el grupo de amigos que tenías con dieciséis años?, ¿los planes que hacíais y lo que cada uno esperaba de la vida? yo sí, y fueron muy buenos tiempos. Joder si lo fueron.

     Si eres joven, siento decirte esto, pero aprovecha los momentos que no volverán. Tal y como vaya pasando la vida, tú cambiarás y todo lo demás también. Pero eso no es malo, lo malo es no aceptarlo.

     Personalmente, una novela que he devorado en tres días. Con un inicio directo, intenso e interesante me cautivó de inmediato. ¿Qué es lo que le sucedió a Tsukuru para terminar tan mal?

     Tsukuru, un joven que pertenecía a un grupo de amigos perfecto. O casi: cada uno de ellos tenía en su apellido un kanji de un color. Excepto él. El chico “sin color”, que piensa que algo le falta.

     Los amigos para toda la vida, los roces que surgen entre unos y otros, la tensión. Los malentendidos entre estos amigos, los problemas que no se quieren ver y los que se evitan. La tensión sexual entre personas dentro del grupo. Algo que Tsukuru jamás sufrió en este grupo de amigos, pero cuyo final fue más inesperado, inmediato, directo, brutal y desalmado. Todos le dieron la espalda.

     Haruki Murakami nos muestra de nuevo su control de la pluma, su gracia narrando y la creación de personajes psicológicamente dañados, que han sufrido y necesitan un cambio. Otro libro interesante de este autor.

     Durante toda la novela, Murakami hace referencia a la obra “Le mal du pays”, que forma parte de “Los años de peregrinación” de Lisz. Según él, esta obra hace sentir una especie de melancolía similar a la que se siente ante un bello paisaje sin saber por qué. Y este es el tono general de la novela, una constante melancolía.

     Con esta novela, Murakami nos habla del dolor sordo y enterrado que muchos tenemos dentro de nosotros. La nostalgia, la pérdida de lo que una vez fuimos y de quien estuvo con nosotros en momentos perfectos, momentos que jamás hubiésemos querido que terminasen.

     Pero la vida sigue adelante, no hay remedio. Y como un rodillo que no se detiene, el tiempo lo aplasta todo, lo bueno y lo malo, vamos cambiando y los demás también. Las viejas amistades que se pierden, los planes que nunca se hicieron...

     Y aunque el tiempo lo aplasta todo, las heridas nunca terminan de curarse. Enterrar un secreto, o enterrar el dolor, no hace que desaparezca. Sólo lo oculta hasta que un día nos olvidamos de él y, sin querer, lo desenterramos de nuevo. 

     El problema surge en el momento en que no queremos aceptarlo, o cuando ha habido situaciones que no se han arreglado y han destrozado la comunión entre los componentes de la pandilla. Situaciones que se quedan enterradas, pero no olvidadas, que nos provocan una leve punzada en el corazón cuando a veces recordamos el pasado.

     El pasado es una prisión cruel. Volver a él será duro para Tsukuru, pero es el único modo que tiene para superar sus traumas y darse cuenta de que en cierto modo era prisionero de sí mismo. Tenía un problema en como se percibía a sí mismo.

     También, en esta novela se habla de la autopercepción. La imagen que cada uno tiene de sí mismo. Es bien sabido que muchas veces vemos mejores las capacidades y habilidades de los demás que de nosotros mismos.

     Una persona incapaz de darse cuenta de su valía, de sus capacidades y puntos fuertes está condenándose a sí misma a padecer por algo que no es cierto y que tan sólo depende de ella. Aunque los demás le digan lo bueno que tiene, esa persona debe verlo por sí misma, o no lo creerá.

     El “chico sin color”, debe descubrir su color, el que conforma su vida. Dejar de atormentarse con lo que él cree que le falta y darse cuenta de que nadie está vacío. Acompañaremos a Tsukuru en su viaje para descubrir la causa de su sufrimiento y, si él quiere, a la curación.

     Una novela electrizante, con detalles típicamente de Murakami, pero sin los elementos fantásticos de "1Q84" o la "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", más cercana a la realidad y en la que hasta cierto punto muchos lectores pueden ver detalles en los que sentirse identificados. Buenos o malos.

     Aún así el mensaje es positivo: hay que mirar adelante con valor, dejar atrás todo el dolor y pensar que la vida sigue. Si dejamos que nos atormenten los demonios del pasado, seremos incapaces de disfrutar del presente y aprovechar nuestro futuro.

     Las únicas notas negativas podrían ser una bajada del interés en el tramo final de la obra, aunque sin restarle ritmo ni calidad, y un final que, si no abierto, hubiese estado mejor si se hubiese clarificado el final. Tal vez le faltaron diez páginas.

     Lo mejor: Una trama realista, el estilo y la calidad a las que Murakami nos tiene acostumbrados y unos personajes muy buenos, tanto de jóvenes como de mayores.

     Lo peor: La costumbre de Murakami de dejar los finales más abiertos de lo que muchos lectores esperamos.

     Puedes comprar el libro aquí:
Los Años De Peregrinación Del Chico Sin Color (MAXI)

2 comentarios:

  1. Wowww... que buena novela, segurisimo que estaré leyendo este libro muy pronto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo asegurarte que disfrutarás de ella. En mi caso, me duró casi nada. Un saludo!

      Eliminar