martes, diciembre 1

Zelig, el camaleón humano de Woody Allen

Zelig Woody Allen
Título: Zelig
Director Woody Allen
Reparto: Woody Allen, Mia Farrow
Año: 1983

Sinopsis Zelig

 "Aunque la familia vivía encima de una bolera, 
eran los de la bolera los que se quejaban del ruido."

     Leonard Zelig (Woody Allen), el "Camaleón Humano". A finales de los "felices años 20", aparece en escena este increible personaje, capaz de transformarse física y psicológicamente a quienes le rodean, siendo capaz de hablar en cualquier idioma y ser cualquier persona.

     Ante tal hecho insólito la comunidad médica se sorprende. La doctora en psiquiatría Eudora Fletcher (Mia Farrow) está convencida de que su problema es de tipo mental, con lo que decide investigar a fondo a este peculiar habitante.

     Por azares del destino, Leonard desaparecerá y se le verá en los lugares más inverosímiles y famosos de la década de los 30, siendo este un falso documental en el que se mezclarán de modo magistral humor, historia y pensamientos profundos. 
"Falso documental sobre Leonard Zelig, el hombre camaleón que asombró a la sociedad norteamericana de la 'era del jazz'. Su historia arranca el día que miente al afirmar que ha leído Moby Dick, sólo para no sentirse excluido. Desde entonces, su necesidad de ser aceptado lo lleva a transformarse físicamente en las personas que lo rodean, convirtiéndose así en un fenómeno mediático, en una celebridad sin esencia. Testigo de algunos de los acontecimientos más importantes de los años treinta, encaja a la perfección en todas partes porque asume las características tanto físicas como psíquicas de las personas con quien está para caerles bien."


Reseña Zelig

"Los padres le castigaban encerrándole en un armario; 
y cuando se enfadaban de verdad, se encerraban también con él."

     Una pequeña obra maestra de Woody Allen. Completamente distinta a toda la obra realizada por este, pero con sus lugares comunes, la psicología y la mente humana.

     ¿Alguna vez te has esforzado en agradar, en caer bien?, ¿acaso nunca has pensado que sería genial ser otra persona, o por lo menos te has preguntado como actuarías de un modo distinto? Pues Woody Allen parece ser que si.

     El motor de este falso documental es la búsqueda de la aceptación y del amor. El ser reconocido por los demás, pero añadiendo el toque personal de Woody Allen. En este caso la personalidad múltiple, o más bien el TRASTORNO DE IDENTIDAD DISOCIATIVO.

     Puede gustarte o no, pero si algo caracteriza a Woody Allen es su obsesión y profundo conocimiento de la psicología humana, además de su mordaz sentido del humor. En este caso en particular, las escenas se nos muestran como una serie de gags visuales y hablados, críticas mordaces, mezclados con temas más profundos. En un ritmo constante de humor.

http://nodulo.org/ec/2004/img/n029p22d.jpg

     Numerosos gags y un mensaje interesante en esta película: si te esfuerzas por agradar a los demás, no olvides quién eres en realidad. Acepta que en esta vida no se le puede caer bien a todo el mundo. Un mensaje cubierto con capas de humor y surrealismo.

     Como curiosidad, la película se rodó tal y como se hacía en los años 20, utilizando el mismo tipo de aparatos para conseguir el realismo necesario. Además, se utilizan grabaciones famosas modificadas para que Zelig aparezca en ellas, tal y como varios alos después se hizo en Forrest gump. El uso de esta técnica en la película es magistral, y el acabado excelente.

     Veremos a Zelig transformándose en cualquier raza, en el Vaticano, en la Alemania nazi, la gran depresión, la Segunda Guerra Mundial y numerosos contextos. Abajo podemos verlo junto a Al Capone, y como al estar con estos personajes, su aspecto es más rudo, incluyendo además incluso una cicatriz en su cara.

https://filmfork-cdn.s3.amazonaws.com/content/zelig1230.jpg

     La técnica del falso documental le da ese toque especial de realismo pese a lo irreal, ya que al fin y al cabo, aunque Zelig es un personaje ficticio, los traumas psicológicos, las ganas de gustar y ser aceptado, la eterna búsqueda del sentido de la vida, es algo muy real y muy presente en la vida de las personas.

     Zelig es una metáfora del hombre moderno. Un camaleón humano que se adapta para sobrevivir en una sociedad incoherente, a veces más que el propio protagonista de esta película.



Lo mejor: El humor y la ironía de la película, el hecho de mostrar entre risas y sonrisas una serie de críticas a la sociedad puritana americana de la época, además de mostrar los profundos cambios en el siglo de las Guerras Mundiales.

Lo peor: Irregular. Buena pero que no gustará a todo el mundo. Aún así, recomendable verla como curiosidad.