lunes, abril 6

Remakes, Reboots, Precuelas y Secuelas. Y si pueden te la cuelan.



     Vas al cine, y te encuentras con el cartel de la película que lleva un tiempo sonando en todas partes. Es el remake de una película que puede que ya hayas visto, caras nuevas para una vieja historia. Tal vez la primera te gustó, pero ¿y la segunda?


     Siempre he defendido que el cine debe ser un negocio en el sentido de vivir de su calidad. Realizar películas como excusa para vivir de la subvención al final resulta en fracaso, puesto que la calidad del producto nunca es el fin. A su vez, se pueden filmar, y ha quedado demostrado muchas veces, películas con bajo presupuesto y conseguir que estas sean un éxito. No es la norma, pero sucede.

     Ahora bien, hoy en día tenemos un gravísimo problema. En Hollywood principalmente, la idea de negocio ha ido un paso más allá. Las mentes pensantes con dinero han llegado a la siguiente conclusión:

-”Hey, Goldman, por qué invertir dinero en una historia desconocida, si X franquicia nos dió dinero en su momento!”
-”Tienes razón, cambiemos cuatro detalles y volvamos a producirla. Dinero seguro.”
-”No Goldman, cuatro no, que nos desmadramos. Que sean tres.”
-”Ok, que sean tres. Y le metemos efectos especiales, que les gustan a la chavalería!”

     Y llegamos al día de hoy, con relanzamientos de películas y franquicias que fueron un éxito en su momento, pero que dan vergüenza propia y ajena. Y resultan realmente molestas. Vayamos por partes y veamos algunos casos:


Reboot remake precuela secuela cazafantasmas ghostbusters terminator spiderman


Cazafantasmas:

(Ray, si alguien te pregunta si eres un Dios, ¡contesta SI!”)

     Película taquillera de los 80, con un reparto genial y una historia fantástica. Tres científicos (Dan Aykroid, Bill Murray y Harold Ramis) desarrollan un método para enfrentarse a fuerzas sobrenaturales y apariciones fantasmagóricas, en un momento en el que estas irrumpen en la ciudad de Nueva York. Contratan a un cuarto trabajador (Ernie Hudson) y el negocio les va sobre ruedas, mientras que poco a poco, la escalada de poltergueists va en aumento y hace su aparición ZUUL, una deidad sumeria que tratará de destruir el mundo, y cuyo origen se encuentra en el edificio de Dana Barret (Sigourney Weaver). Sólo ellos podrán hacerle frente y lo conseguirán, no sin dificultades. Humor, imaginación y pequeñas dosis de romance conforman una película mítica.

     Más adelante se rodó cazafantasmas II, en la que el enemigo era el espíritu de Vigo el Cárpato, encerrado en un autorretrato y que tratará de apoderarse del hijo de Dana Barret. Con la ayuda de los cazafantasmas detendrán los planes de aquel.

     Pues hoy en día, pretenden relanzar (odio el anglicismo reboot) esta franquicia. ¿Cómo? Pues empezando de cero pero que esta vez sean cuatro mujeres las cazafantasmas. Aquí, por corrección política se sustituye el sexo (ya que las personas tienen sexo, no género; el género es gramatical y lo tienen las palabras. Una mala traducción de la palabra gender inglesa). No veo yo que se pueda aportar nada nuevo a esta franquicia, y de hecho me molesta enormemente que con ese cambio se consideren rompedores.

     Sucede lo mismo con personajes de superhéroes, les cambian la raza para no resultar racistas, y empeoran la situación. Como dijo Michelle Rodriguez en una charla: “No queremos robar los héroes de los blancos, lo que queremos son héroes de nuestras razas”. Chapeau.

     ¿Por qué no continuar la historia? Que sean mujeres, hombres, una mezcla, me da igual, pero NO ACEPTO que vuelvan a darnos el mismo producto.



Spiderman

(Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y LO SABES)

     Un caso sangrante, ¿cuantas veces ha muerto el tío de Peter? Parece que le tengan manía al hombre. ¡Llevamos ya dos actores en una década y contándonos lo mismo una y otra vez!

     -Tobey Maguire: Spiderman 1(2002), Spiderman 2 (2004) y Spiderman 3 (2007)
     -Andrew Garfield: Spiderman 1 (2012) y Spiderman 2 (2014)

     A ver, que una cosa es tomar una película antigua, darle gracia y una estética más actual, y la otra es esto. Si me dicen que quieren cambiar de actor, pues que hagan como con 007, seguir contando historias nuevas, pero que dejen en paz al pobre tío Ben y a su sufrida esposa. No se puede aportar nada nuevo, ¡vendedores de humo!


Terminator

(No problemo. ¿Seguro?)

     La franquicia que lanzó a la fama definitiva a Arnold Schwarzennegger es la muestra de que todo tiempo pasado fue mejor. La primera película resultó ser un éxito tal que pronto hizo que llegase la segunda. Apoteósica, a veces segundas partes superan a la primera.

     Ahí quedó la cosa, al menos hasta que algún iluminado de Hollywood decidió desenpolvar el baúl de los recuerdos (U-uhhhhh) y convenció a los productores para sacar la infame “Terminator 3”. Aburrida, vergonzante, digna de arder en el infierno cinematográfico, y capaz de destrozar los buenos recuerdos que muchos fans atesoraban sobre esta franquicia, casi la extermina.

     Por suerte, apareció “Terminator 4”, que aunque no resultó ser una película magistral, lo tenía fácil para ser mejor que la tercera entrega. Nos encontrábamos en el futuro, con un John Connor que aún no era el hombre  que debería ser, el lider de la resistencia. Aquí se empieza a forjar la leyenda de este hombre.

     Y llegamos a la realidad de hoy en día. El primo del iluminado que propuso hacer “Terminator 3” decide por obra y gracia del Dios dólar, tirar a la papelera todo el trabajo hecho y como las que gustan al público son la primera y la segunda, ¿Por qué no volver a hacerlas? SI SEÑOR! Con dos colloni. Y con el Chuache!!!!

     Hay remakes, precuelas y secuelas muy buenos (The Italian Job), otros no tanto (La máquina del tiempo), pero hay casos que son de vergüenza. En el mundo de las finanzas dicen que el dinero es miedoso, que es preferible muchas veces invertir en productos seguros antes que en campañas dudosas. Y esto es lo que parece que sucede hoy en día, pero esto es excesivo. Luego hay voces, cada vez más numerosas, que se alarman ante la falta de creatividad en general en el mundo del cine, pero si tenemos a gente con grandes ideas pero sin financiación (a veces un proyecto no puede arrancar sin bastante dinero), y al mismo tiempo gente con dinero y poca fe en nuevas ideas, tenemos lo de hoy en día.

     Tengo claro que si estas películas actuales basadas en películas anteriores triunfan es por la gran cantidad de inversión en promoción y publicidad. No es que la gente sea tonta, es que en muchas ocasiones estas producciones provocan tanto ruido que imposibilitan que se oigan alternativas. Al menos hasta que han hecho caja.

     Menos mal que no todo está perdido. Sigue habiendo cine de calidad, independiente y capaz de batir a grandes producciones hollywoodienses. Pero es triste ver como nos tratan de tomar el pelo, y muchas veces encima les sale bien.

¿Qué opináis vosotros sobre este tema?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada