jueves, agosto 20

La creación de una portada

La mejor portada del mundo


     No, no voy a decir cual es la mejor portada del mundo. Principalmente por humildad, porque no soy nadie para decidir algo tan difícil. Pero si que quiero hablar sobre la importancia de las portadas y el proceso para crearlas, como ilustrador. A lo mejor os animo a que probéis a realizar alguna portada por vuestra cuenta, incluso si hay peticiones, hasta hago tutoriales. Pero primero de todo ¿A qué santo este post?


Por dónde empezar


     Iba a hablar del libro "La piedra negra" de Robert E. Howard. Es un recopilatorio para amantes de las novelas de terror sobrenatural. Pero pensándolo bien, la verdad es que lo mejor de este libro es la portada. Menudo mal rollo que transmite. Como no se ve bien, además he puesto la obra original, de Zdzislaw Beksinski de 1978. He añadido un buscador a la izquierda, si queréis podéis buscar más obras de este artista sin salir de esta página.


zdzislaw beksinski 1979 drawing dibujopiedra negra robert e howard diogenes valdemar





     "Una imagen vale más que mil palabras" ¿Cuantos libros, discos y películas has elegido sólo porque te gustaba la portada? Seguro que bastantes. Muchas veces no compramos un producto porque no nos llama la atención. Y es aquí cuando empieza el problema: hay que crear una imagen que capte la esencia, el concepto, y al mismo tiempo resulte atractiva.

     Como muestra, varias adaptaciones gráficas para la novela 1984 de Orwell:

1984 Orwell portadas

     Todas parten de la misma obra, y juegan con los conceptos de esta (control, estado fascista, angustia, peligro) y con el tratamiento gráfico. Llama la atención la portada central: muy esquemática pero demasiado limpia para una obra tan sucia. El 9 como ojos funciona muy bien, pero para mi gusto personal, más bien parece alguien curioso y tímido, no opresivo y controlador como los dos primeros. Aún así, la idea es muy buena por lo sofisticado de la propuesta.


Proceso de creación de una portada


     Por experiencia personal y conociendo el trabajo de otros muchos diseñadores e ilustradores, puedo asegurar que el proceso suele ser largo. Raro es que la primera idea sea la definitiva. Cada cual tiene sus horas de trabajo y su manera de ser, sus caprichos, vicios y costumbres. A mi no me hagas pensar sin un café en la mano.

     No es raro que hagas un trabajo, muestres un boceto y el cliente pida y pida más. En este punto, el trabajo del diseñador/ilustrador y el del informático suelen parecerse. Un amigo informático me ha contado que a veces, a mitad proyecto, un cliente pide funcionalidades nuevas.

Cliente Cándido: -"Sólo es un par de botoncitos más".
Informático On Fire: -"Si, sólo es empezar casi que de nuevo..."
Cliente Cándido: -"Bueno, eso lo hace el ordenador y ya".

(*Informático On Fire evoluciona a Informático Killer*)

     ¿Por qué digo esto? Porque este es un oficio bonito, pero no exento de trabajo y situaciones complicadas.


Ideación

     Lo primero de todo es detenerse a saber sobre lo que queremos trabajar. Conocer la obra, el público al que va dirigido y cómo lo vamos a abordar. Hay gente que suele realizar bocetos rápidos para llegar a una conclusión, viendo qué funciona y qué no, mientras otros prefieren hacer primero una lista de conceptos para entrelazarlos y jugar con ellos.

-El boceto nos sirve para empezar a trabajar los conceptos de un modo abstracto, y tiene la ventaja de a su vez ir trabajando desde un principio con la composición. Tras varias pruebas, se suele elegir aspectos de cada uno. Suelen hacerse imágenes potentes.

-La lista de conceptos nos sirve para realizar primero el trabajo intelectual, separando lo importante de lo secundario. Una vez tenemos la lista, relacionamos cada concepto con una idea o con un elemento gráfico. Sobretodo haciéndose preguntas. Suena a tontería, pero es muy importante. Hay que pulir las ideas y para eso lo mejor es cuestionarlo todo. Con los juegos de palabras y descontextualizaciones se pueden conseguir ideas espectaculares.

Como ejemplo, un trabajo de Óscar Monfort, http://www.oscarmonfort.com/, que realizó esta ilustración partiendo de una lista de conceptos. Las muletas tiradas en el suelo y la niña es libre para jugar como desee. Nos transmite libertad de elección y de acción, soltando las ligaduras impuestas. Vemos como la niña se dirige hacia el horizonte y el faro la ilumina. Más libertad y seguridad.

oscar ruiz monfort niña coja en la playa faro

Inspiración

     Puedes buscar inspiración en los trabajos actuales de grandes autores, o en obras de éxito, pero siempre es recomendable tener un buen catálogo de trabajos en tu ordenador. Una carpeta bien ordenada que contenga distintas carpetas de pinturas, dibujos, fotografías, portadas y también trabajos propios. Todo bien organizado.

     Muchos ilustradores suelen inspirarse en el trabajo de otros, aunque sólo sea para ver nuevas tendencias o soluciones gráficas curiosas. Se suele realizar una búsqueda de imágenes, pero hay muchos grandes autores que buscan la inspiración en otras fuentes: literatura, cine, vivencias personales, música, noticias, etc. Aquí lo más importante son las notas y llevar siempre encima un bloc para apuntar ideas, bocetos y cosas que te llamen la atención.

Creación gráfica

     Una vez tenemos la idea principal y los conceptos trabajados, hay que darle forma a todo esto. Ya sabemos la temática, conocemos al público y los conceptos que trataremos. Ahora viene lo divertido, enchufamos la cafetera y pensamos: ¿Qué forma le damos?

     Un problema muy común, sobretodo para la gente que empieza es preocuparse porque "no se tiene un estilo propio". Un profesor me dijo una vez que eso era lo mejor, ya que nos permite adaptarnos y experimentar más.

     Si hemos trabajado sobre boceto, esta parte será más rápida y sencilla, pero aún así hay que probar alternativas. Al trabajar sobre conceptos y tras elegir la fuente de inspiración, hay que ver qué tratamiento le damos.

¿Una textura de photoshop sobre el dibujo? Óscar Monfort
car on fire childs playing around it


¿Dibujar y pintar sobre una plancha de madera? Audrey Kawasaki
Audrey Kawasaki Madera Geisha Wood draw drawing dibujo


¿Pintar con café? (yo soy más de beberlo)

¿Jugar con elementos como piedras, papel o plastilina? Isidro Ferrer

¿Vectorial o fotográfico? Óscar Monfort
     


     Como vemos, las opciones son enormes, y es lo más divertido. Experimentar y probar alternativas. Al final, el resultado puede ser mejor o peor, pero siempre comparando unas obras con otras y quién compara. Al final ya lo dice la frase "Para gustos, colores".

     Lo más importante es tener un poco de gusto, trabajar bien la idea y que al cliente no se le gire la cabeza. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

viernes, agosto 14

Viajar a París

Escapadas a París (1)


     A través del cine hemos conocido parte de esta ciudad. Si la película Amelie nos presentó el barrio de Montmartre, "Moulin Rouge" nos permitió entrar en el mítico Cabaret de este barrio parisino. Si planeas una escapada a París, mira estas películas antes de hacerlo.

Montmartre, El París más pintoresco y bohemio


     Una escapada para ver el barrio de Montmartre de París que nos presentó la película Amelie, y un poco más. Puede ser perfecto para un día completo, o una escapada de fin de semana. Hay muchos rincones que ver en este barrio, hay que llegar temprano para ir tarde a dormir.

mapa montmartre map localizaciones locations-Parque y Funicular (1)
-Sagrado Corazón (2)
-Plaza de los pintores (3)
-Clos Montmartre (4)
-Plaza Dalida (5)
-Moulin de la Galette (6)
-Carnicería Colignon (7)
-Café deux Moulins (8)
-Museo del erotismo (9)
-Moulin Rouge (10)



     Llegamos de buena mañana a la estación de Anvers y nos dirigimos al Parque del Funicular (1), bajo el Sagrado Corazón (2), que vimos en la película Amelie, en la escena en la que Amelie entrega el álbum de fotos a Nino, donde podemos ver el carrusel abajo, la basílica arriba del todo y el enorme parque con escalinatas.

sagrado corazón sobre colina carrusel antiguo escaleras escalinata

     Vale la pena llegar temprano y disfrutar de esta zona, puesto que pronto se llena de gente. Y cuando digo que se llena, es que se masifica. Si queréis entrar en la basílica, la entrada es gratuita, además subir a las torres no es caro. Ya que a estas horas habrá mucha gente, es una buena opción.

     Inmediatamente llegamos a la plaza de los pintores (3) y callejeamos por la zona. La arquitectura no es la típica del resto de la ciudad, este es el barrio bohemio. Aquí vivieron entre otros Toulouse-Lautrec y Van Gogh.

     A partir de las diez de la mañana, empiezan a desfilar por delante de nosotros diversos artistas (pintores, caricaturistas), y empieza el jaleo. Muchos artistas callejeros se dedican a vender sus obras aquí. Es típico ver a dibujantes haciendo caricaturas a los turistas.

     Los locales de restauración, creperias y cafés se abren y empieza a haber un ir y venir de gente que cada vez irá a más. Cuando llegue la hora de comer, podemos venir perfectamente a esta plaza o alrededores. Los precios no están nada mal para ser París, son incluso económicos. Un breve ojeo de los precios expuestos nos puede ayudar a elegir el menú y cuanto queremos gastar.

moulin rouge galette deux moulins fachadas


     A esta hora puede ser interesante acercarse a la "Rue l´epic", para encontrarnos enseguida con el llamativo Moulin de la Galette (6), seguir bajando hasta el Cafe deux moulins (8). El café de los dos molinos, por encontrarse entre el Moulin de la Galette y el Moulin Rouge.

     En este local trabajaba Amelie Poulain. Excepto por el estanco y la cabina telefónica, el local permanece igual que en la película. Si entráis en el cuarto de baño, hay una vitrina repleta de objetos de la película. Un puntazo.

Amelie objetos souvenirs pelicula movie film


     Tras salir del Cafe deux moulins, bajamos un poco más y llegamos al mítico Moulin Rouge (10). De día hay un constante ir y venir de gente haciéndose fotos en una especie de rotonda que hay justo en frente. Está cerrado, pero vale la pena echarle un vistazo ahora para más tarde comparar.

     Al lado tenemos el Museo del Erotismo (9). Esta zona, el Boulevar de Clichy y la Plaza Pigalle, conforman lo que podríamos llamar el Barrio rojo de París. Lleno de Cabarets, sex shops, prostíbulos, bullicio y mucha vida. Puede ser una zona delicada a partir de ciertas horas. Aún así, es interesante echarle un vistazo, por lo que a estas horas, no hay problema.

     Podemos subir por la Rue des Trois Freres y nos encontramos tras callejear un poco con la carnicería de Colignon; como no, a parte de carne, venden posters de la película "Amelie". Por cierto, en la misma Rue des Trois Freres, un poco más allá de la carnicería, encontramos el portal en donde vive la protagonista de la película.

     También podemos encontrar, si volvemos al Moulin de la Galette (6) y seguimos recto, la plaza Dalida (5). Esta mujer fue una cantante famosa, y el parque está muy bien para echarle un vistazo. Desde aquí, si vamos a Clos Montmartre (4), unas viñas que hay detrás del Sagrado Corazón (2), pasaremos por la calle en la que se inicia la película Amelie.

     En este barrio se puede ir a tomar algo por la tarde a la Rue des Abbesses principalmente. La zona está llena de locales y prácticamente todos anuncian "Happy Hours". Además, en la Rue Cortot, entre el Clos Montmartre y la plaza de los pintores, encontramos el Museo de Montmartre y los jardines de Renoir.

moulin rouge at day at night


     A partir de las 19:00, podemos entrar en el Moulin Rouge. Cuesta un dinero, pero es una experiencia que vale la pena. El espectáculo dura unas dos horas, y entre las actuaciones musicales, cada media hora aproximadamente, hay un espectáculo de variedades principalmente acróbatas.

     Aunque no tengáis intención de entrar, es sorprendente verlo a estas horas, con los neones y el glamour que desprende. Cuando fui, los horarios eran los siguientes:

     -19:00 cena
     -21:00 espectáculo
     -23:00 espectáculo

     Se puede cenar ahí, para acto seguido ver el espectáculo de las 21:00, o se puede elegir entrada sin cena, y entrar en uno de los dos. Naturalmente, hay que reservar con antelación. Si estáis dispuestos a entrar, la verdad es que no os arrepentiréis, pero en caso contrario, hay tanto que ver en este barrio bohemio de París, que sea cual sea la elección, disfrutaréis.

     Aquí os dejo el enlace a una página que será de agrado de todos los viajeros. Echadle un vistazo, en ella encontraréis vuelos, hoteles, apartamentos y vehículos para cualquier tipo de viaje que deseéis realizar. Es bastante nueva pero está creciendo una barbaridad.



lunes, agosto 10

Novela El Anacronópete, la máquina del tiempo

     "La máquina del tiempo" (1895), de H.G. Wells. Un clásico de la ciencia ficción conocido prácticamente por todo el mundo. La adaptación al cine se llamó "El tiempo en sus manos" (1960) y tuvo un remake bastante flojo llamado "La máquina del tiempo" (2002).

     Pues bien, de casualidad encontré esta obra que os traigo. "El anacronópete" que resulta ser de 1887. Ocho años antes que la famosa obra de Wells descubrimos los viajes en el tiempo en una obra que desborda imaginación, humor, historia y saber hacer.


Anacronopete book libro novela cienciaficcion maquina del tiempo time machine
Título: El Anacronópete
Autor: Enrique Gaspar
Año: 1887
Género: Ciencia-ficción, humor, aventuras, relatos.


     Pensemos por un momento que estamos en la época en la que las obras de Julio Verne triunfan por su imaginación. Viajes a la luna, al centro de la tierra, vueltas al mundo por tierra, mar y aire. La gente tiene ansias de aventuras. Y los editores se frotan las manos contando dinero.

     Enrique Gaspar, cuya vida le empuja a viajar por varias partes del globo y escritor de obras interesantes y adelantadas a su tiempo, un buen día escribe una novela que une el espíritu de las obras de Verne, junto con un sentido del humor y un costumbrismo muy de aquí. El Anacronópete.

     Durante la Exposición Universal de París, el científico zaragozano don Sindulfo García presenta ante una muchedumbre espectante su gran invento: el anacronópete (Aná que significa hacia atrás, cronos el tiempo y petes el que vuela, justificando de este modo su misión de volar hacia atrás en el tiempo).

Extracto de la novela:
"El Anacronópete, merced a él puede uno desayunarse a las siete en París, en el siglo XIX; almorzar a las doce en Rusia con Pedro el Grande; comer a las cinco en Madrid con Miguel de Cervantes Saavedra —si tiene con qué aquel día— y, haciendo noche en el camino, desembarcar con Colón al amanecer en las playas de la virgen América."

     Un científico enamorado, un ayudante curioso, una sobrina y un sobrino enamorados, un grupo de soldados, un puñado de mujeres de vida alegre y una chacha descarada emprenden un viaje por el tiempo y el espacio.

     Viaje tras viaje, descubrimos pasajes de la historia y distintos lugares, en los que las peripecias de los personajes serán cada vez más alocadas y llenas de humor. Un soplo de aire fresco en la ciencia ficción.

     Si en la obra de Wells el peso principal cae más en elementos filosóficos (la importancia de los actos de hoy para formar el futuro), en "El anacronópete" el viaje es hacia el pasado y queda en un ejercicio de humor que realmente se agradece. Las situaciones que se desatan a bordo de la nave y los malentendidos temporales, nos traen una obra muy ligera.

     Es una auténtica pena que esta obra hoy en día sea prácticamente desconocida. Esperemos que sea algo que cambie con el tiempo. Que aunque esta obra habla un poco de este, sobretodo habla de la idiosincrasia de los españoles.

     Como extra, en este libro encontramos además las obras "Viaje a China"y "Metempsicosis" en la primera Gaspar nos relata las experiencias y curiosidades de este viaje real en su época. Es de suponer que si entonces hubiese existido Instagram, el de este hombre resultaría muy interesante. En la segunda, un curioso relato sobre las conciencias y las reencarnaciones.

     Podría ser mejor o peor escritor; o mejor dicho, podrían gustar más o menos su obras, pero hay que reconocer que este hombre tenía una gran cultura y vastos conocimientos. Como buen español, habla de muchas cosas, pero en este caso, lo hacía con conocimiento de causa.

     Lo mejor: La presentación de la obra y las situaciones cómicas que Gaspar nos relata. El detalle y la gracia de los personajes.

     Lo peor: El final. Con un poco más de chispa estaríamos hablando de una obra maestra. Y que hoy en día sea una obra tan desconocida.

El Quimérico Inquilino, una novela negra de Topor

     Tras un tiempo sin escribir, hoy os traigo una delicatessen, un pequeño relato de terror de Roland Topor. Una novela negra que te atrapa desde el principio. Al igual que a su protagonista.


Topor Roland El quimerico inquilino cabezas cuerpo de leon bestia
Título: El Quimérico Inquilino
Autor: Roland Topor
Año: 1964


Sinopsis "El quimérico Inquilino"


     Un hombre llamado Trelkovsky busca un piso en alquiler en el bullicioso París. Tras mucho rebuscar, encuentra una opción bastante interesante y económica. Un apartamento viejo y destartalado cuya anterior inquilina ha sufrido un grave accidente y por lo que ha quedado libre.

     Un suceso fortuito que pronto mostrará una creciente tensión, desesperación y desencadenará en una terrible pesadilla. Las apariencias engañan.


Reseña "El Quimérico Inquilino"


     ¿Vecinos molestos? Por lo que podemos leer en esta novela, es algo bastante universal. Es verdad que no todo el mundo los tiene, pero quien sufre a un vecino desagradable se sentirá muy identificado con este libro. Al igual que en la película "La comunidad" de Alex de la Iglesia, un grupo de vecinos se confabulará contra el nuevo inquilino, pero ahí termina toda semejanza.

     Topor crea un relato asfixiante, en el cual encontramos la degradación y destrucción del protagonista, Trelkovsky, el cual poco a poco empezará a caer en la misantropía (el odio al resto de personas) por culpa de una mudanza a un edificio muy peculiar. Más o menos como quien decide hipotecarse a cuarenta años por una cantidad enorme de dinero y descubre horrorizado, que su comunidad de vecinos es insufrible. Y diabólica. Incluso escatológica. Con una barra metálica en la mano y, eso sí, una sonrisa en la cara.

     Decía escatológica, y es que parece ser que Topor quería decirnos que la sociedad actual está llena de mierda o que la población no deja de comerla. Por eso se trata de una obra universal, porque hoy en día en todas partes vemos como a la gente se la dan y, oye, parece que le gusta a la mayoría. :(

     Ya lo dicen en la obra: "hoy en día escasean los apartamentos". Con esta sencilla fórmula, se empuja bajo presión a la gente a que tome decisiones equivocadas; incluso peligrosas y dañinas para sí mismos.

     En este relato, la sociedad en la que vive Trelkovsky se convierte en insidiosa. Si por un lado, su antigua vida y las relaciones de esta se presentan como insensibles (también en parte por culpa del propio protagonista), la nueva vida está llena de trampas y engaños, soledad y un terror a los demás que sólo irá en aumento.

     Una novela negra, con toques de humor y mucho terror. Por casualidades del destino, asistimos a la destrucción de la personalidad del protagonista, un personaje gris que bien podría ser cualquiera. Sin más objetivo que conseguir una vivienda terminará atrapado en un complot de consecuencias fatales.

     El hombre es un ser social, pero la sociedad actual no está hecha para las personas. Ya nos lo indicaba Topor en este relato en aquellos tiempos. Y es que quién puede vivir en una sociedad que le es hostil, llena de gente cruel. Por más que uno intenta adaptarse, no son más que juegos de máscaras para bien y sobretodo para mal. Comportarse y parecer quien en realidad no se es.

     Con un final sorprendente, por lo menos para su época, Topor se sirve del "eterno retorno", volviendo cíclica la historia. Pero los detalles debéis leerlos vosotros mismos.


Lo mejor: La ambientación, la sencillez de partir de un hecho común y universal como una simple mudanza para pasar a un relato sorprendente.

Lo peor: Se hace corta. El final es predecible hoy en día, pero no por ello es malo.