miércoles, febrero 18

"La hoguera de las vanidades", gigantes con pies de barro


Novela: La hoguera de las vanidades


Portada novela Tom Wolfe La hoguera de las vanidades
Título: La hoguera de las vanidades / bonfire of the vanities
Autor: Tom Wolfe
Año de publicación: 1987


     En estos tiempos, enciendes la televisión, lées las noticias "oficiales", te documentas por tu cuenta o a través de medios online y ves muchas veces la cantidad de mentiras que te sueltan día si y día también. Lo que un partido político dice que es bueno, otro dice que es malo y un tercero pide que repitan la pregunta, porque los cubatas estaban baratos y por eso llegan tarde.

     La novela que vengo a presentaros hoy, "La hoguera de las vanidades", es un libro de 600 páginas que leí por vez primera hace unos cuantos años. Es sorprendente ver cómo pasa el tiempo y hay cosas que no cambian. (se hizo una película, protagonizada por Tom Hanks, en el año 1990. Pero es flojita...)

Sinopsis


     Años 80. Sherman McCoy es un corredor de bonos (como la deuda de los paises, por ejemplo) de la bolsa de Nueva York, tiene lo que se podría considerar una vida de éxito y envidiable: vive en la zona más lujosa de la ciudad, casado con una hermosa mujer (Judy) , juntos tienen una hija pequeña (Campbell)  y profesionalmente, Sherman está a punto de convertirse en el broker estrella de la empresa en la que trabaja.

     Un día, al salir del aeropuerto tras recoger a María, su amante, pasa de largo la salida de la autopista que debía tomar para ir a su "nido de amor", y termina perdido en el Bronx montados en su flamante deportivo. La mala fortuna les llevará a que tras un acontecimiento desafortunado, la historia se vuelva más y más problemática para Sherman, ya que será acusado de un incidente y debido a su posición económica y social, despertará el interés por su caso de distintos personajes ansiosos de poder en unos casos y de mantener el status quo en otros. La placentera vida de Sherman y su prometedor futuro se verán truncados hasta límites que le harán descender a los infiernos.


Crítica

(«Por favor, Dios todopoderoso, que hagan lo que quieran con el dinero,
a condición de que ese dinero controle el vapor…-»)


     Narrada con un estilo dinámico, nos enfrentamos a una obra entretenida y por momentos cachonda.

     Nos encontramos ante una novela que, pese al paso de los años, sigue completamente vigente. Se dice de esta novela que su protagonista principal es la ciudad de Nueva York, ya que veremos desfilar ante nosotros una parte de sus barrios y su día a día en ese momento de la historia.

     NO estoy del todo de acuerdo con esto. Para mí, la auténtica protagonista es la malevolencia humana, el interés personal, la codicia. El reverendo Bacon (su charla sobre el "vapor", sublime), el fiscal Abe Weiss, Peter Fallow, María Ruskin... Todos tienen algo que ganar o que perder.

     Si en un principio Sherman nos puede resultar un poco repelente, cada vez más sentiremos empatía por él y llegaremos a compadecernos de esta víctima del sistema. Un sistema cruel y despiadado como una apisonadora.

     Si hay que mentir, se miente. Si hay que engañar, se engaña. ¿Pero, qué hay de lo mío? Como dijo Esquilo: "La verdad es la primera víctima de la guerra".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada